Prospecting es tu segundo nombre

zona diseño web

zona diseño web

Está comprobado casi científicamente que ningún potencial cliente te contratará al primer contacto que hagas con ellos para ofrecerle tus servicios. Hay que insistirles varias veces y estar presente en sus correos entrantes con frecuencia para cuando necesiten algo. Pero no hay que bombardearlos con el mismo mail de presentación o pedirles una entrevista personal, eso es contraproducente.

Debes mantenerlos actualizados sobre ti, sobre los proyectos que has ido haciendo desde el último contacto, o escribirles sobre las mejoras en tus costos o sobre nuevos servicios que tengas para ofrecerles. Y mejor adelántate al momento en que decidan pedirte un presupuesto: puedes enviarles un PDF con muestras de trabajos y sus precios. De esa forma tendrán una idea de tus costos de antemano y cuando te pidan una estimación será porque están enterados que eres conveniente.

Fuente: kaiser Interactive Studio

Nunca trabajes solo

métodos de trabajo

Está claro que hacerte cargo del proyecto de un cliente y ser el único involucrado en él te permitirá obtener la mayor ganancia. Pero eso puede provocar que debas desatender otros proyectos que surjan en el medio o que sufras imprevistos o complicaciones y no tengas a quién recurrir. Por eso siempre deberías ‘abrir el juego’ y sumar colaboraciones a tu trabajo aunque eso te obligue a repartir tu pastel.

Cuantos más proyectos tengas en curso más ganancias obtendrás al final del día, y por eso no es conveniente que tomes sólo uno y lo trabajes solo. Nunca faltará ese amigo que pueda darte una mano ocasionalmente o que esté con capacidad ociosa y pueda ayudarte si algo sale mal: ten a mano una agenda con todos esos potenciales aliados.

Fuente: Kaiser Interactive Studio